Relato de nuestro viaje por Capadocia

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Vuelo en globo aerostático - J - Capadocia - descubriendotierras

Inicio de nuestro viaje a Capadocia

En el relato de nuestro viaje por Capadocia te invitamos a conocer estas tierras habitada desde tiempos inmemoriales, región de antiguas civilizaciones como los asirios, hititas, persas, mongoles, griegos, romanos, turcos-otomanos. 

Tierra de grandes luchas, de conquistas y derrotas, de amores y desencuentros. 

Desde 3000 a.C. hasta entonces, Capadocia sigue escribiendo su propia historia en los pináculos rocosos que la caracterizan, invitando a recordar un pasado de increíbles aventuras.

Fue la tierra en donde el Imperio Persa dejó su impronta y le adjudicó su nombre: Capadocia «tierra de bellos caballos», a finales del siglo VI a.C.

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Turquia - descubriendotierras

Luego de viajar 10 horas en auto desde Estambul, ya entrada la noche llegamos a Göreme, en la región de Capadocia, Anatolia central.

El recibimiento de nuestro primer destino fue cálido, sereno, la noche estrellada y la luna a lo lejos, regalaba destellos de luz sobre las copas sobresalientes de la ciudad..Nos adentramos al pueblo, sigilosamente. Las estrechas calles de adoquines, débilmente iluminadas por farolas, se abrazaban en empinadas subidas y ligeras bajadas, que en silencio, nos dieron la bienvenida.

Capadocia es uno de esos lugares en donde el silencio grita, donde la noche es más oscura y las estrellas confabulan con la luna para brillar aún más. Donde la paz se siente en cada respirar, y hasta hablas en voz baja para no romper el hechizo. Capadocia es así, tranquila, amigable, sencilla y de tan sencilla, majestuosa.

Luego de un breve paseo, por no decir que nos perdimos en un momento, llegamos al hotel «Cappadocia Cave Suite», un hotel característico de la zona. Un edificio tipo cueva, esculpido en las suaves rocas de los depósitos volcánicos de millones de años de erosión. 

La filosofía de nuestro viaje por Capadocia, fue adentrarnos de lleno en la esencia y cultura del lugar, buscando ser un lugareño más, salvando la gran brecha cultural de dos norteños argentinos.

Primer día de nuestro viaje por Capadocia

Llegó el momento de descubrir qué tenía Capadocia para ofrecernos, tanto tiempo investigando: participando en foros y buscando en Google. Planificamos nuestro viaje a Capadocia. Ahora había que vivirlo.

Después del desayuno, nos comunicamos con Gorgeous Turkey Tours Travel Agency para avisarles que ya estábamos en la zona y, confirmar la salida para el día siguiente.

Salimos del hotel y luego de una rápida recorrida nos encaminamos a Göreme Open Air Museum, no lejos de centro, por lo que aprovechamos la ocasión para caminar.

Era un día soleado y fresco, la combinación perfecta. Agradecimos haber elegido octubre para peregrinar por Turquía.

A medida que caminábamos por el tranquilo pueblo, se podía sentir como si la vorágine de la típica ciudad cosmopolita no tenía permiso de entrar por estos lados.

La caminata poco a poco se convirtió en una serie de pasos, cada vez más lentos, y sin olvidar de nuestro destino mañanero, nos detuvimos a reflexionar sobre la importancia de disfrutar cada segundo… que el tiempo nos apure, ni nos detenga.

Traspasamos las paredes de hogares turcos, tratando de imaginar la idiosincrasia de los lugareños. Caminamos por calles de adoquines haciendo un intento burdo de comprender tantos años de historia, buscando descubrir algo más de aquellos santos, mártires, esclavos, reyes y guerreros que pisaron esos suelos.

El Parque Nacional Göreme en nuestro viaje por Capadocia

Una visita imprescindible en Capadocia, es el parque al aire libre  ‘Göreme Open Air Museum’, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1985.

Una vez cruzado el molinete, nos sumergimos en el apasionante pasado bizantino de Capadocia, donde conjugan la historia, la cultura y el arte. Además, de la peculiar belleza del paisaje que nos brinda esta región de Anatolia Central. Nos sentimos unos afortunados de poder hacerlo.

Este histórico territorio formado por acantilados naturales, albergan iglesias y monasterios. Estos mismos, fueron excavados en la roca por los monjes medievales, a partir de la segunda mitad del siglo IX. Y, todavía hoy, conservan hermosos frescos que mantienen sus colores, así como, el aroma de su historia.

Alquilamos la audio guía explicativa en inglés (no hay en español) que sumado a lo que habíamos leído, hizo que el paseo sea más constructivo. 

Así que, con la mochila, agua, audio guía y tickets…Cruzamos el molinete!

La entrada al Parque es de 45 TL (liras turcas). Aproximadamente 7 euros (precios actualizados a enero 2020).

La Karanlik Kilise (iglesia oscura) tiene un costo adicionalde 18 TL. 

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Göreme Open Air Museum - F - Capadocia - descubriendotierras
Relato de nuestro viaje por Capadocia - Göreme Open Air Museum - G - Capadocia - descubriendotierras

Tiempo... al recorrido

No podríamos decir en cuánto tiempo recorrimos el parque. Lo que sí, nos dimos el tiempo para cada iglesia, cada rincón, cada mirador. Remontarnos al pasado, a la época de los seguidores de Basilio el Grande y descubrir las memorias de este legado tan preciado.

Peregrinamos por distintas moradas religiosas, tales como la iglesia de la Sandalia (Çarıklı Kilise), İglesia Oscura (Karanlık Kilise), Iglesia de la Serpiente (Yılanlı kilise), Iglesia de la Manzana (Elmalı kilise), Monasterio de Monjas (Rahibeler manastırı).

Admiramos las escenas del Nuevo Testamento en la Iglesia Oscura, así como La Última Cena, La Traición de Judas, y otras obras, deleitándonos con la maestría bizantina del siglo XI. Observamos el óculo abierto al nártex y entendimos, cómo se pudieron mantener tantos siglos, los frescos del arte religioso capadociano, en esta iglesia.

También recorrimos las escenas de santos, obispos y mártires en las paredes de la Iglesia de la Manzana, una de las más rupestres. Algunos creen que su nombre fue dado por un orbe de color rojizo que se encuentran en las manos del Arcángel San Miguel, en la cúspide de la capilla. En tanto, otros consideran que se debió a un huerto de manzanas que antiguamente se encontraba en su entrada. 

Subimos a la Carikli Kilise para observar la misteriosa huella estampada debajo del fresco de La Ascensión que dan el nombre a esta iglesia, “la Iglesia con sandalias”. Recorrimos otras iglesias, cada una de ellas contando sus memorias. Fue una breve clase de historia vivencial, en nuestro viaje por Capadocia

Lo bueno de viajar por tu cuenta, es que sos dueño de tu tiempo. Podés darte el espacio para sentarte en el verde o subir a lo más alto de una roca. Podés planificar tu recorrido y hacerlo en el tiempo que quieras.

¡Afiyet Olsun!

Luego de haber recorrido el museo a cielo abierto nos encaminamos a la ciudad. En el trayecto encontramos un restaurante con vistas a la calle, ideal para ver el trajinar del pueblo y descansar.

Nos sentamos y pedimos el clásico testi Kebab, cordero en jarra de barro que se rompe al servir. Una comida tradicional turca, sumamente recomendable. 

 ¡Afiyet Olsun! (¡Buen provecho! en español).

Luego de una interesante sobremesa, comentando el inicio de nuestro viaje por Capadocia, fuimos a dar una recorrido por el centro y regresamos al hotel para acostarnos temprano. Ya que nos esperaba una interesante experiencia al  día siguiente.

Relato de nuestro viaje por Capadocia - restaurante de Göreme - B - Capadocia - descubriendotierras
Relato de nuestro viaje por Capadocia - restaurante de Göreme - A - Capadocia - descubriendotierras

Vuelo en globo aerostático

La experiencia del vuelo en globo aerostático es increíble y sin duda, una de las actividades principales para realizar en Capadocia. Nuestro consejo es que hagas la reserva con antelación y asegúrate de arreglar con la empresa que, si el día en que realizó la reserva, el vuelo se suspende, te lo transfieran al día siguiente y así sucesivamente hasta volar.

Volar en globo es algo más difícil de lo que parece, ya que depende mucho de las condiciones meteorológicas. Si el viento sopla a más de 10 km. por hora ya no se puede volar en forma segura. 

En verano los vuelos se realizan al amanecer y en invierno hay dos vuelos diarios, uno al amanecer y otro al atardecer.

vuelo en globo aerostatico 1 - capadocia - descubriendotierras
vuelo en globo aerostatico 2 - capadocia - descubriendotierras
vuelo en globo aerostatico 4 - capadocia - descubriendotierras

Rumbo a la experiencia

4.15 am marcó el reloj, cuando el conserje del hotel nos llamó, tiempo suficiente para alistarnos y estar en la entrada. Lugar donde esperaríamos a la empresa para nuestro ansiado viaje en globo.

A las 5 am en punto llegó la traffic, y nos llevó a una pintoresca casa de la ciudad, en donde nos esperaban un típico «türk kahvaltisi».

Luego de haber degustado el excelente desayuno partimos rumbo a nuestra aventura. Acompañados de personas de tantos lugares diferentes, lo que hacía que el silencio de la madrugada se cortara con el zumbido de diferentes idiomas.

Nos hicimos amigos de una pareja de suecos y conversamos un largo rato, quizás para mitigar mutuamente el temor que compartíamos. 

A medida que íbamos llegando a la zona de despegue, apreciamos cómo algunos globos subían al son de disparos de fuego, en la cápsula del aeróstato. 

Era todavía de noche y la órbita de suspenso y emoción comenzó a sentirse cada vez más fuerte. Luego de una charla instructiva de seguridad y algunas recomendaciones, arrancamos vuelo.

Uno de los puntos culmine de la experiencia podría decirse que es el avistamiento de los primeros rayos del sol en el horizonte… y lo fue.

Ver esa estrella de fuego que poco a poco iba iluminando el cielo, regalando sus moléculas de calor dibujó una sonrisa en el rostro de cada uno de nosotros.

Además de deleitarnos con un soberbio amanecer, contemplamos cómo las históricas fortalezas y los majestuosos valles, sembrados de crestas y pináculos, iban cambiando su tonalidad rojiza a medida que el sol se elevaba.

Toda la magnificencia de Capadocia estaba «literalmente» a nuestros pies. Fue uno de lo momentos más exquisitos de nuestro viaje por Capadocia.

Una pintura hiperrealista

Fue curioso observar a nuestros compañeros de viajes, de países tan distantes, de culturas diferentes, en un espacio de 6 mts2, compartiendo la misma mezcla de adrenalina y risas.

Luego, mientras sonaba My heart will go on de Celine Dion, nuestro conductor nos dijo: «Muy bien camaradas, quiero confesarles que éste, es mi primer vuelo oficial, y ayer, en mi último entrenamiento choqué un globo de la empresa contra una montaña». Seguido de una gran carcajada ante nuestras expresiones de asombro y miedo y, con el carisma que caracteriza a los turcos, nos aclaró que era una broma. 

Luego de varias risas cómplices, el panorama nos llamaba nuevamente al tiempo presente. Para deleitarnos con la extraordinaria fusión del paisaje con los globos, y su armoniosa combinación de colores, fue una verdadera pintura hiperrealista vívida. Un goce para la vista y un placer para el alma. Y quedará grabada en el recuerdo de nuestro viaje por Capadocia.

Y de repente, nos quedamos absortos mirando esta obra de arte y en un pestañear, pensamos. «Gracias por este maravilloso día»

El momento del descenso

El viaje duró aproximadamente 60 minutos. A medida que se acercaba la hora de nuestro descenso, en tierra se preparaban para recibirnos.

Mientras un integrante de la empresa arrojaba arena al aire para ver la dirección del viento, otro movilizaba una camioneta que portaba un acoplado que sería nuestra pista de aterrizaje. Todo sumamente sincronizado, el instructor de viaje en su descenso tratando de posarse en la cajuela de la camioneta, el conductor del vehículo movilizándolo para facilitar la maniobra de encaje y un tercero atento al viento. 

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Vuelo en globo aerostático - K - Capadocia - descubriendotierras
Relato de nuestro viaje por Capadocia - Vuelo en globo aerostático - L - Capadocia - descubriendotierras

Una vez realizado brindis y recibir los certificados de vuelo, regresamos al hotel. Aprovechamos para desayunar nuevamente, alma de gorditos; y a dormir unas horas para emprender nuestro siguiente destino: ‘La Ciudad Subterránea de Derinkuyu’.

La Ciudad subterránea de Derinkuyu en nuestro viaje por Capadocia

Luego de descansar y preparar unos mates, como buenos argentinos, emprendimos la salida a Derinkuyu, a 40 km de nuestro hotel en Göreme.

Una ruta tranquila, con un paisaje semiárido, alguna que otra colina y poca vegetación. 

Un increíble día soleado nos escoltó, hasta nuestro próximo destino. 

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Göreme - A - Capadocia - descubriendotierras
Ciudad Subterránea de Derinkuyu - descubriendotierras

Pasado el mediodía, llegamos a Derinkuyu, sacamos el ticket de entrada (a enero de 2020 es de 25 LT unos 4,10 euros).

De nuevo el interrogante ¿qué veríamos? ¿con qué nos encontraríamos? Mientras esperábamos, observamos poco movimiento de turistas, no había nada interesante, salvo dos o tres cuadras con negocios principalmente de artesanías y unos bares.

Luego de preguntar a unos turcos, entre señas y algunos monosílabos en inglés, entramos por una pequeña puerta. De repente, todo un mundo se abrió ante nuestros ojos, parecía inimaginable que eso fuera real. Esa pequeña puerta nos condujo al mundo asombroso de la Ciudad Subterránea de Derinkuyu, una de las obras más magníficas y sorprendente que ha construido la humanidad para sobrevivir.

La ciudad subterránea fue refugio de los hititas 1400 a. C., de persas, cristianos y musulmanes, pero en 1923, Grecia y Turquía “intercambiaron” pobladores y la ciudad quedó abandonada hasta su descubrimiento en 1963.

Recorriendo las ciudades subterráneas

Comenzamos a transitar sus estrechos pasillos, que en su mayor parte debíamos caminar encorvados, muchas veces nos sentimos cansados subiendo estrechas y largas escaleras. Cuando encontrábamos lugares un poco más altos, nos tomábamos unos minutos para descansar.

Fue un recorrido un tanto agotador, pero cuando en nuestras mentes se representaba los siglos de historia de esas paredes, el cansancio desaparecía. Imaginar que esos pasillos cobijó y protegió a miles de personas, a santos medievales que hicieron tanta historia, en cierta manera nos movilizó emocionalmente.

Pensábamos en las distintas civilizaciones que vivieron años en las entrañas de la tierra. Y hoy, son esas paredes los mudos testigos de sus rezos, de sus oraciones en tantas lenguas. Cada una a su dios, cada una con sus intenciones.

Ciudad Subterránea de Derinkuyu - Capadocia - descubriendotierras (2)
Relato de nuestro viaje por Capadocia - Ciudad Subterránea de Derinkuyu - C - Capadocia - descubriendotierras

Terminamos el recorrido, y una sensación rara nos invadía el cuerpo, difícil de definirla. 

Una mezcla de paz y agitación, de amor y respeto a todas y cada una de las personas que se cobijaron entre sus paredes.

Nuestro viaje por Capadocia nos seguía alimentando el asombro y el corazón.

Luego de recorrer algunas tiendas, comprar una alfombra al estilo Aladín y tomar un deliciosa gaseosa emprendimos el regreso.

Tan sólo un día nos bastó para admirar la belleza de la geografía de Capadocia desde lo alto del cielo, para luego sumergirnos en sus entrañas.

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Ciudad Subterránea de Derinkuyu - F - Capadocia - descubriendotierras

Esa noche decidimos conocer un poco de la Capadocia nocturna, por lo que de optamos recorrer el pueblo de Göreme. 

Caminamos por algunas calles adoquinadas y otras terrosas, con interminables subidas y bajadas. Nos deleitamos con los escaparates de tiendas que presentaban sus bellísimas alfombras. Iluminadas por las infaltables lamparas turcas, que daban a las contadas cuadras de Göreme, un brillo especial y único.

Quisimos ir a cenar a Pumpkin Göreme Restaurant and Art Gallery, pero no teníamos reserva y no había lugar. Es necesario hacer reserva con anticipación, dependiendo de la temporada, claro.

Por lo que fuimos Aysel’in Mutfagi, excelente elección. En el restaurante, la comida exquisita, y el personal super cordial. Primero nos sentamos en la terraza, donde teníamos una atractiva vista panorámica del centro. Luego, empezó a refrescar y en seguida nos acercaron unas mantas. Amable gesto.

A la hora de la cena nos fuimos a la parte cubierta y degustamos de unos típicos platos turcos, con ese sabor característico de sus tan famosas especias. Sinceramente excelente. Cordialidad y riquísima comida, para repetir la visita

Despidiéndonos de Capadocia

A las 8.00 am nos levantamos y comenzamos a empacar para salir a nuestro siguiente destino de paso: Konya, pasar la noche y seguir rumbo a Kas.

Salimos cerca del mediodía con una extraña sensación, mezcla de tristeza por dejar atrás un lugar tan maravilloso como Capadocia y la satisfacción de haberla conocido.

Nuestro viaje por Capadocia había llegado a su fin.

Dejábamos uno de los lugares más increíble y bellos del planeta. Preguntándonos si alguna vez volveríamos.

Relato de nuestro viaje por Capadocia - Hotel cueva de Göreme - Z - Capadocia - descubriendotierras

Y sí, volvimos, ya que al llegar a Konya nos dimos cuenta que nos habíamos olvidamos una maleta. Aunque fueron unos minutos, dimos el último paseo y nos despedimos de Capadocia con la esperanza de volver algún día. 

#descubriendotierras
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest